¿Que pasará con las corridas? Entrevista a Terry Hurtado

Quedan tres debates para que en Colombia las corridas sean abolidas. Este es el panorama.

Enterevista realizada por Publimetro.

El pasado 30 de mayo, Colombia tuvo un hecho histórico que pasó desapercibido ante la mirada de muchos de sus habitantes: la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley que busca abolir las corridas de toros y otras formas de tortura animal.

Se trata del primer proyecto presentado directamente desde el gobierno con el respaldo formal de varios senadores, que además fue elaborado en conjunto con las organizaciones animalistas. Luego de este primer logro, restan tres debates para concretar su aprobación y pactar las posibles modificaciones. Terry Hurtado, delegado del Valle del Cauca por la Coalición Colombia Sin Toreo, habló con Publimetro sobre los grandes saltos que ha dado la lucha iniciada hace más de 20 años.

El proyecto de ley ya tuvo la primera aprobación, ¿qué es exactamente lo que proponen en él?

En el artículo 6 de la Ley 84 de 1989, que es el estatuto de protección animal, se enumeran todas las formas de maltrato animal entre las cuales está chuzarlo y matarlo sin necesidad. Inmediatamente después, el artículo número 7 habla de las excepciones: corridas de toros, novilladas, rejoneo, corralejas, peleas de gallos y coleo. Este es el artículo que queremos tumbar, pero en un principio solo la parte de las corridas, novilladas y rejoneo porque es difícil enfrentar tantos intereses políticos y económicos al mismo tiempo.

Sin embargo, el proyecto actual pide eliminar todas las formas de tortura…

Sí, tuvo una modificación hecha por un representante a la Cámara del Cauca y se exige prohibir también las corralejas, el coleo y las peleas de gallos. Así es un poco más complicado, ahora tendremos que cambiar eso en plenaria y seguir adelante. El debate en el Senado, en el mejor de los casos, se estaría dando en noviembre. Si no, ya será en marzo del otro año. Aquí los tiempos dependen de cómo trabajen ellos, a veces acuden a la estrategia de dilatar los procedimientos. En este caso no les conviene porque tenemos una sentencia de la Corte que dijo que si en dos años el Congreso no legisla sobre este tema, las corridas quedan inmediatamente prohibidas.

¿Qué opositores han encontrado en el proceso?

Hasta ahora, sabemos que el Centro Democrático también tiene un proyecto con el que busca preservarlas.

¿Por qué quieren ustedes que se prohíban?

Las corridas de toros son un espectáculo que no corresponde a la ética contemporánea. La gente hoy no considera que eso sea una práctica aceptable porque tiene como objetivo hacer sufrir y torturar a un animal sintiente. Estamos en un momento de la civilización en el que vemos cómo las decisiones y la forma de relacionarnos con la naturaleza han generado una crisis en el planeta, que además amenaza con exterminarnos. Por otra parte, en el contexto nacional hay una cantidad de iniciativas para proteger a la infancia, para acabar con la guerra y para lograr la paz. Incluir a otros seres sintientes como los animales hace parte de este proceso de reconciliación.

Hay gente que alega que es un espectáculo privado y a nadie se le obliga a ir…

Los derechos fundamentales no están blindados por la esfera de lo privado ni de lo íntimo. Cuando existe un acto de violencia al interior de una propiedad privada, incluso al interior de una representación de la intimidad como puede ser la familia, los derechos fundamentales priman porque son un acuerdo de la sociedad global. Esto implica que dicha sociedad deba actuar para proteger los derechos fundamentales de los individuos, incluidos los animales, que también son objeto de protección.

La primera marcha antitaurina en Cali fue hace 21 años, ¿qué se ha logrado con la movilización ciudadana?

A la marcha del 96 fueron 120 personas. En ese entonces se podía decir que al 70% de los caleños no le interesaba para nada lo que pasara en la plaza, al 20% le gustaban las corridas y había un 10% de personas que estábamos en contra. Hoy es todo lo contrario: según las mediciones de los medios de comunicación, el 86% de la ciudad está en contra de las corridas de toros. Ya el tema es incontenible, las corridas se han acabado en muchos municipios intermedios del departamento y de la región. Paradójicamente, Cali fue la última de las ciudades capitales que arrancó con protestas antitoreo, pero avanzó más rápido que todas las demás. Logramos, por ejemplo, que la temporada taurina terminara el 30 de diciembre y no siguiera hasta el 5 de enero. De hecho la consulta popular y todo lo que pasó en Bogotá con Gustavo Petro nació en Cali en un proceso llamado ‘Voto animalista’. Se puede ver fácilmente: hoy en día la Plaza de Toros no se llena cuando hay corrida, incluso muchas veces son más las boletas que regalan porque la gente ya no se siente atraída por estos espectáculos.

Dice entonces que inevitablemente vamos hacia el fin de la tauromaquia…

Sin duda. Para dar un ejemplo, la Comisión de Derechos Humanos del Niño de la ONU le recomendó a Colombia y a otros países donde existen corridas que impidan el ingreso de menores de edad a las plazas porque constituye una forma de violencia psicológica. La ONU es la comunidad global que con todo el argumento científico muestra hacia dónde tenemos que ir. No queda muy bien que el país no escuche un llamado de estos para proteger a los niños…

¿El proceso con el proyecto de ley estará apoyado por alguna otra medida?

Claro, desde la Coalición Colombia Sin Toreo estamos recogiendo firmas para presionar al Congreso. Medidas como esta y la consulta popular no influyen legalmente, pero sí políticamente porque si la gente se muestra en contra de las corridas, a los congresistas y senadores no les va a quedar bien llevarles la contraria.

Quienes deseen firmar se pueden comunicar al correo info@fcliberacionanimal.org, al teléfono 3176714078 o buscarnos en Facebook como Federación de Liberación Animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*