Mandatos de Caminemos la Paz

 

Por primera vez movimientos sociales diversos solicitan considerar animales no-humanos como victimas del conflicto politico-armado.

Pueblos Caminando y Tejiendo una Paz Digna.

Expresando la diversidad de colores, voces y las esperanzas que tenemos como colombianos y colombianas nos reunimos hoy 6 de septiembre: campesinos, indígenas, afros, comunidades universitarias y en general  las organizaciones de resistencia urbanas  contra el ajuste neoliberal y rurales contra el modelo de control corporativo de los territorios, resaltando el histórico papel de las mujeres en la resistencia y construcción de paz, y decidimos apoyar el  SÍ en la refrendación de los acuerdos de La Habana este 2 de octubre.

Un SÍ que debe servir como punto de partida para la construcción e implementación de una agenda social alternativa común que defienda la vida, la naturaleza y los derechos de todas y todos.

Se mandata:
– Defender la vida, la madre tierra y sus derechos como sujeto viviente a través de una efectiva reforma agraria que permita desconcentrar la tenencia y usos de la tierra, para recuperar la diversidad social y natural de nuestro país, construyendo territorialidades alternativas, basadas en la autonomía de las comunidades.

– Afianzando la soberanía alimentaria y propiciando mercados alternativos entre el campo y la ciudad.
– Impulsando la agroecología como base de un ordenamiento territorial social alternativo.
– Rechazando la mercantilización de la madre tierra que se da a través de los transgénicos, los monocultivos, la locomotora minero energética legal e ilegal y el envenenamiento masivo de la tierra.
– En contra de la privatización del agua que es un bien común y fuente de vida.

– Buscando alternativas sustentables a la producción pecuaria que controla grandes extensiones de tierra improductiva que pueden ser utilizadas para la producción de alimentos basada en la soberanía alimentaria.
– Creando un Fondo Energético Alternativo con presupuesto público que inicie la transición hacia la producción de energías diferentes a los hidrocarburos y a las que ofrece el capitalismo verde, producción que debe ser concertada, definida y apropiada por las comunidades.

– Convocamos a los pueblos del mundo a combatir el modelo agroindustrial, los mercados verdes y la explotación de hidrocarburos que producen el cambio climático y ponen en peligro el futuro de nuestro planeta y con ello la VIDA.
– Definir una política de sustitución de cultivos de coca, marihuana y amapola, teniendo en cuenta que para los pueblos étnicos existen usos tradicionales, culturales, farmacéuticos, económicos y ancestrales. Por ello nos oponemos al gran negocio del glifosato u otros herbicidas que matan la vida y destruyen a las comunidades, incidiendo en el debate sobre la política internacional antidrogas.
– Reconociendo constitucional y legalmente al campesinado como sujeto político de derechos para ampliar y fortalecer la territorialidad campesina.

– Derogando las normas que afectan la producción transformación y
comercialización de los productos de pequeños agricultores que favorecen a empresarios y grandes comerciantes agrícolas.

– Salvaguardando y protegiendo las semillas nativas y el conocimiento histórico tradicional en la producción agrícola.

– Erradicando la pobreza en campos y ciudades del país.

– Condonando las deudas adquiridas a tasas de interés usureras con el sistema financiero por parte de los pequeños y medianos agricultores.
– Unificando comunidades étnicas, campesinas y trabajadores agrícolas bajo el principio de la solidaridad para fortalecer las reivindicaciones de los habitantes del campo y lograr una ruralidad alternativa.

La paz es un principio de vida de los pueblos y se caminará dando los siguientes pasos:

– Desmilitarización de la vida política nacional y pacificación de los territorios para que se respete la autonomía de las comunidades y los pueblos étnicos junto a sus gobiernos propios, reconociendo el control territorial que ejercen las guardias indígena, cimarrona y campesina.

– Eliminación de la doctrina de seguridad de las fuerzas armadas y de policía en su papel de represión de las luchas sociales. Disolución del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y de las bases militares extranjeras.
– Que la función del ejército sea la defensa fronteriza como está estipulado constitucionalmente.
– Desmonte de las BACRIM y grupos paramilitares que siguen actuando en los territorios.
– Respeto y garantías a las organizaciones sindicales, sociales y comunitarias, en campo y ciudades.
– Diseño de una política pública que posibilite el reintegro de los campesinos y comunidades étnicas desplazadas por la guerra a sus territorios en condiciones de vida digna.

– La paz debe garantizar un Sistema de verdad, justicia, reparación y dignificación de las víctimas, incluyendo a los animales afectados y a la naturaleza degradada tanto por el conflicto armado como por un desarrollo económico que destruye los territorios.

o Realizando una memoria histórica que recoja los testimonios de las víctimas en las diversas regiones del país.
o Judicializando y sancionando a quienes cometieron delitos de lesa humanidad.

o Judicializando y sancionando a las empresas nacionales y extranjeras, a los hacendistas y particulares que financiaron y se beneficiaron de la guerra.

– Respeto y reconocimiento a la justicia de los pueblos étnicos por parte de los firmantes del acuerdo de La Habana.
– Definir un mecanismo de concertación entre las comunidades étnicas y el gobierno para concretar la ley estatutaria que defina las competencias de la jurisdicción especial indígena, la justicia ordinaria y la justicia especial para la paz.
– Inclusión de miembros de los pueblos étnicos en el Tribunal para la Paz.

– Vincular a las comunidades étnicas en la definición de las políticas de verdad justicia y reparación en sus territorios, propendiendo al tiempo por una política nacional integral que dignifique a las víctimas del conflicto armado.
– No a la judicialización de la resistencia social y ambiental en contra de las y los líderes
– Reconocer y hacer respetar los derechos de las víctimas del conflicto armado y sus afectaciones sobre los pueblos étnicos, especialmente sobre las mujeres.

– Exigimos que los firmantes del “Acuerdo final para la terminación del conflicto armado y la construcción de una paz estable y duradera” honren su palabra en el proceso de implementación y pos-acuerdo, respetando el capitulo étnico como parte integral y nunca
en detrimento de los derechos consignados en la Constitución.

Aprovechamos este espacio para hacer un llamado a construir una red popular social que levante una agenda política alternativa de país y que fortalezca la relación entre el campo y la ciudad.
Convocando a los movimientos juveniles urbanos, ambientalistas, LGBTI, defensores de la salud, educación y vivienda digna, defensores de derechos humanos, animalistas, los sindicatos y
trabajadores en general y comunidades académicas, a que se articulen a este propósito común.

Firmantes:

  • AUTORIDADES TRADICIONALES DEL NORTE DEL CAUCA
  • CONSEJO REGIONAL INTERÉTNICO E INTERCULTURAL DEL NORTE DEL CAUCA, que incluye:
    CHXAB WALA KIWE – ACIN
  • ASOCIACIÓN DE CONSEJOS COMUNITARIOS DEL NORTE DEL CAUCA – ACONC
  • ANUC
  • JAVIER GIRALDO MORENO / SACERDOTE JESUITA Y DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS
  • MOVIMIENTO ECOSOCIALISTA DE COLOMBIA
  • FEDERACIÓN DE LIBERACIÓN ANIMAL
  • MOVIMIENTO SOCIOPOLITICO E-24
  • AGENDA SOCIAL ALTERNATIVA – CALI
  • ASOQUIMBO – HUILA
  • RÍOS VIVOS – HUILA
  • CENSAT AGUA VIVA
  • CORPORACIÓN GRUPO SEMILLAS – COLOMBIA
  • INSTITUTO MAYOR CAMPESINO – IMCA – VALLE DEL CAUCA
  • COLECTIVO CULTURAL Y ARTÍSTICO COCA – UNIVERSIDAD DISTRITAL BOGOTÁ
  • GRUPO JUVENIL BOICOT – META.
  • COLECTIVA SEMBRALUNA – BOGOTÁ
  • TEJIENDO CONCIENCIA AMBIENTAL – BOGOTÁ
  • GRUPO DE ESTUDIO EN ECONOMÍA DIGNA – GEED – UNIVERSIDAD NACIONAL
  • CENTRO INTEGRAL DE EDUCACIÓN AMBIENTAL – CIEA—SEVILLA, VALLE DEL CAUCA.
  • MOVIMIENTO CIUDADANO POR LA DEFENSA DEL TERRITORIO PITALITO – HUILA
  • COLECTIVO CACICA YAGUILGA – EL PITAL, HUILA
  • COLECTIVO ANTICAPITALISTAS – UNIVERSIDAD DEL TOLIMA – IBAGUÉ
  • ASOCIACIÓN DE EDUCADORES DEL VALLE DEL CAUCA – ASIEVA
  • FUNDACIÓN TIEMPO DE ALEGRÍA Y FE – FUNTAF – VALLE DEL CAUCA
  • FUNDACIÓN UNIDAD AFROCOLOMBIANA – FUA – VALLE DEL CAUCA

Santander de Quilichao y Corinto, Cauca, 5 y 6 de septiembre.

Personas y organizaciones interesadas en suscribir este documento pueden hacerlo escribiendo a
los siguientes correos electrónicos:
acinsecretaria@yahoo.es
mov.ecosocialistascolombia@gmail.com
agendasocialalternativa@gmail.com

info@fcliberacionanimal.org

 

One Response to Mandatos de Caminemos la Paz

  1. maria isabel colorado

    Por explorar otros caminos, simplemente con intenciones de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*