Mil velas formaron un caballo

Encendimos una vela en contra de las múltiples formas de violencia especista sufrida por los equinos.

Los caballos no deben caminar por el pavimento, bajo un calor intenso agotados con la piel pegada a los huesos, desplomándose del cansancio, soportando el ruido y el miedo de los vehículos; muriendo atropellados, abandonados en las carreteras cuando están viejos o han sufrido fracturas.
El caballo no quiere ser parte del escenario donde se asesina a un toro, no quiere ser expuesto a un potente impacto o una corneada que desgarrara su cuerpo, de un toro que intenta defenderse de ser torturado, el caballo no quiere ser entrenado para hacer todo lo que el torero quiera para cometer su crimen.

Los caballos no deben ser sometidos a tortuosos entrenamientos para caminar con “elegancia” ni el estrés de transportarlos, a veces en condiciones de hacinamiento, para luego soportar un recorrido lleno de borrachos, estresados por el tumulto y el ruido ante sus sensibles oídos.

El caballo no quiere que lo obliguen, doblegado por el miedo, aterrorizado por la amenaza de ser castigado, a estar en función una y otra vez. Personas saltando sobre él, haciendo actos que no haría en su estado natural de libertad, aquella que ha perdido siendo transportado en cárceles ambulantes, de un lugar a otro, bajo el estrés de estar encerrado por horas.

Son diferentes escenarios, con distinta forma de explotación, pero la víctima es la misma, la lógica especista que valida la dominación está detrás de todas ellas.

Ver fotos: http://on.fb.me/1boyW2P

One Response to Mil velas formaron un caballo

  1. That’s not just logic. That’s really seelsbin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*